El presidente Danilo Medina está cumpliendo sus compromisos con el pueblo.


Por Frank Martínez

SANTIAGO.-A juicio del dirigente peledeista Víctor Díaz, el buen gobierno, es aquel a quienes sus ciudadanos reconocen la capacidad para gestionar los asuntos de su competencia a favor de las mayorías.

Existen algunos parámetros para determinar cuándo un gobierno es bueno y cuando no, entre ellos la legitimidad política derivada de la voluntad popular; la libertad de asociación y participación; la libertad de expresión y libre información y manejo eficiente del sector público.

Los programas de gobierno del Partido de la Liberación Dominicana, planteados desde la concepción de nación de su líder y guía, Prof. Juan Bosch, han procurado el bienestar de las mayorías, tanto en la democratización de la economía, como en la participación social en los asuntos del estado.

De acuerdo a lo expresado por Víctor Díaz, el  Prof. Bosch, planteó un programa de gobierno para su malogrado periodo, que aún hoy es considerado uno de los más progresistas ofertado por organización política alguna, preciso el dirigente del partido de gobierno. 

Consagraba las libertades públicas, ponía límites a la hegemonía económica de algunos grupos monopólicos, y garantizaba la participación de los ciudadanos en los asuntos del estado, adujo Díaz, quien es un fiel seguidor del presidente Medina.

De igual forma, los gobiernos del PLD, principalmente los encabezados por el presidente Danilo Medina, han planteado el aumento de las garantías de los derechos de los ciudadanos, las libertades de asociación, de expresión y participación, y sobre todo, la democratización y buena distribución de la riqueza, cumpliendo con los parámetros existentes de buen gobierno.

Durante los gobiernos de Medina, se ha democratizado el sector de la construcción de obras públicas, beneficiando a los profesionales de todas las provincias.

Miles de ingenieros que en épocas anteriores hubieran tenido que vender sus conocimientos a los grupos empresariales del ramo, se han convertido en profesionales millonarios, beneficiando sus familias y generando riqueza para su pueblo, pues desigual forma, los obreros de esas obras son residentes de sus comunidades en la mayoría de los casos.

Así mismo se ha democratizado el sector de la exportación, y hoy miles de agricultores de todo el país, envían sus productos a los mercados extranjeros, sin la cadena de intermediarios de otros tiempos, como ejemplo, la exportación de piña era en el 2012 de unos US$2.5 millones y hoy se sitúa en el orden de los US$10 millones anuales.

Un ejemplo más de la buena distribución de las riquezas, son los más de 35 mil millones de pesos invertidos en las visitas sorpresas del presidente a regiones y comunidades donde la mano del gobierno había sido incapaz de llegar a través de sus estructuras normales, impactando más de 800 asociaciones o cooperativas, con más de 100 mil asociados beneficiados y la generación de más de 200 mil empleos directos e indirectos.

Sobre los servicios públicos, se  puede decir lo mismo, ya que la descentralización del sistema de salud y el enfoque puesto por el presidente en materia de educación, han garantizado una cobertura casi universal de los ciudadanos dominicanos.

Se ha reducido drásticamente la deserción escolar, gracias al apoyo económico a los padres y la implementación de la tanda extendida que garantiza una mayor nutrición a nuestros estudiantes, así como un ahorro para el hogar.

La implantación del sistema Nacional de Atención a Emergencias y Seguridad 9-1-1, es una muestra más de una gestión de buen gobierno, atendiendo a cerca de tres millones de eventos, de los que más de dos millones han sido emergencias, reduciendo los niveles de mortalidad, tanto por accidentes como maternos o por homicidios.

Otro ejemplo es el Programa de Protección y Asistencia Vial, que ha brindado más 500 mil asistencias acerca de tres millones de personas cuyos vehículos han presentado fallas mecánicas, o de neumáticos, o por combustible o accidentes de tránsito, de forma gratuita las 24 horas del día durante todo el año.

Todos estos ejemplos, y muchos más, deben ser el mejor argumento sobre el compromiso del Partido de la Liberación Dominicana y el presidente Danilo Medina, con una gestión de buen gobierno en beneficio de las mayorías.

Muchos compañeros del PLD, deben tomar en cuenta que estas políticas del gobierno les benefician directamente a ellos y sus familias y comunidades, aun cuando sus legítimas aspiraciones personales de ser parte del gobierno, no hayan sido satisfechas.

No debemos, los peledeístas, dejarnos arrastrar por el discurso individualista de que a muchos compañeros no le han sido cumplidas sus demandas personales, puesto que el mayor compromiso del partido es con el país y lo está cumpliendo cabalmente, promoviendo de paso el bienestar de los peledeístas aunque no formen parte del gobierno de manera directa.

Un buen gobierno merece el apoyo de todos, la unidad de todos. Danilo Medina es valorado entre los mejores presidentes del mundo porque los dominicanos reconocen su buena gestión. Los peledeístas estamos comprometidos en continuar la gran obra iniciada por Juan Bosch, el bienestar de las mayorías.

Publicar un comentario

0 Comentarios