Un "Gigoló" de lujo revela que es lo que piden sus clientas en la cama.

Alex es un joven español de 29 años afincado en Australia. Hasta hace cuatro, se dedicaba a ser entrenador en un gimnasio, pero quiso dar un paso hacia otro mundo: el de la prostitución masculina. 

Ahora, el Daily Mail ha hablado con él y este escort cuenta los detalles de su profesión y de lo que le piden las clientas.

 Alex tiene una tarifa de 320 euros por hora, lo que le hace ganar unos 9.500 euros a la semana. Entre sus clientas hay de todo, desde mujeres maduras de clase alta, empresarias, chicas de 18 años que quieren perder su virginidad... Pero Alex ho ofrece solo sexo, sino también compañía. 

"Una vez recibí una propia de unos 800 euros de un hombre que quería que me acostara con su mujer", explica Alex, que añade que a veces le contratan por semanas enteras, "gastos y dietas no incluidos". 

"Me pagan el billete de primera clase si hacemos algún viaje", dice Alex de sus clientas más exclusivas, de las que dice que "ya sé lo que realmente quieren".

 Pero para él, lo mejor de su trabajo es el sexo y en concreto, hacer disfrutar a la clienta: "Es como una droga, aunque el estilo de vida también es muy adictivo". 

"Lo que más piden son juegos muy light, de película americana, pero lo importante es estar conectados desde el principio. Solemos establecer unas normas y me gusta actuar pensando que siento cosas", afirma. 

Cada tres meses, Alex se hace un análisis para descartar cualquier ETS, aunque él siempre practica sexo seguro.
Fuente 20 minutos

Publicar un comentario

0 Comentarios