El PLD que el Profesor Juan Bosch soñó

Por Víctor Díaz

SANTIAGO, RD.- El Partido de la Liberación Dominicana (PLD), fundado hace 46 años por el prócer y profesor Juan Emilio Bosch y Gaviño, nació con una misión expresa: “terminar la obra de liberación iniciada por los Padres de la Patria”.

El nacimiento de la República Dominicana en 1844, tiene el objetivo de crear una nación próspera, justa y de protección a los derechos fundamentales del ciudadano, objetivo que se vio obstaculizado con la ascensión al poder de un pensamiento conservador.

Desde su nacimiento hasta la llegada al poder del PLD en 1996, la República había sido incapaz de proveer a sus ciudadanos una vida digna y un verdadero estado de derecho. La falta de servicios básicos, educación universal, y la violación de los derechos humanos, hacían de nuestro país, uno de los más pobres y oprobiosos del mundo.

Es el PLD, quien sienta las bases para concluir la obra de los padres fundadores, creando leyes que modernizaron el estado y fortalecieron la institucionalidad democrática, garantizando el derecho de todos a la participación en los asuntos del estado. Recordemos que antes de 1996, el Presidente nombraba a los miembros del Poder Judicial.

Antes de que el PLD llegara al poder, las oficinas públicas funcionaban a través de intermediarios o buscones, que encarecían el acceso a servicios que debían ser gratuitos; los registros públicos se llenaban a mano en viejos libros; y el ciudadano no tenía idea de cómo se manejaban sus impuestos.

Es el PLD quien moderniza la administración pública, con tecnología adecuada para servicios de calidad. Es el PLD quien crea el Consejo Nacional de la Magistratura, la Escuela Nacional de la Magistratura, y la Escuela Nacional del Ministerio Público.

Es el PLD, quien crea la Dirección General de Contrataciones Públicas, eliminando las compras individuales; y crea la Ley de Acceso a la Información Pública, que permite al ciudadano requerir información que antes le era negada.

A la llegada del PLD al poder, no teníamos una educación universal y el analfabetismo era de 15.5% en el rango entre 15 y 19 años, hoy es de solo 2%.

Es el PLD, quien dignifica la labor del maestro, pagándole un salario que le permite vivir como cualquier profesional. Es el PLD quien crea el Ministerio de Educación Superior; quien envía miles de jóvenes a estudiar a otros países; quien crea Quisqueya Aprende Contigo, eliminando el analfabetismo en cientos de miles de dominicanos adultos.

Es el PLD, quien crea la tanda extendida, las estancias infantiles, generando una revolución en la educación, garantizando una alimentación adecuada a los estudiantes y permitiendo a los padres trabajar con la tranquilidad.

La economía del país, registraba un producto bruto interno de 18 mil millones de dólares a la llegada del PLD al poder en 1996, con un ingreso percápita de 2,271 dólares. Al día de hoy, esa cifra aumentó a 76 mil millones, disparando el ingreso percápita a casi nueve mil dólares.

Eso explica por qué el país es el líder regional en crecimiento económico; explica por qué las calles están llenas de vehículos de lujo, los pueblos se han extendido y las construcciones de edificios de apartamentos, casas de lujo y locales comerciales se han disparado. Los pobres del país tienen hoy lo mismo que tenía la clase media, y ésta a su vez posee lo que poseían los ricos de antes de la llegada del PLD al poder.

Se puede asegurar sin temor alguno, que el Partido de la Liberación Dominica ha logrado en su 46 años, y en menos de veinte de gestión, lo que no había sido posible desde 1844: estabilidad política, estabilidad económica, bienestar ciudadano, institucionalizar el país, fortalecer la democracia, combatir la pobreza y garantizar los derechos de los ciudadanos.

La labor de concluir la obra de los padres fundadores, objetivo de la creación del partido de Juan Bosch, va por buen camino, por eso debemos seguir confiando la administración de nuestro porvenir al Partido de la Liberación Dominicana. 

Publicar un comentario

1 Comentarios